Polvo mañanero

No hay nada mejor que despertarse, vestirse e irse a hacer deporte, al menos esa es la intención de esta morena. Cuando ya está lista para marcharse a hacer su sesión mañanera de running, su chico se despierta con una tremenda tienda de campaña levantada. Él le pide que por favor le ayude a bajar esa polla que no puede levantarse de la cama de lo empalmado de que está, y ella ya por no escucharlo más ni corta ni perezosa se pone a comer rabo. Pronto su sesión de running se va a convertir en un gran polvo mañanero, y es que no hay nada mejor para el cuerpo que hacer deporte por la mañana ¿no?

(458)

 

Reply