Follando desde Málaga hasta Mallorca

Cuando trabajas viajando hay días en los que terminas hasta la misma polla y que el cuerpo solo te pide una cosa, follar. Pues bien, hoy es uno de esos días en los que solo me apetece follar para relajarme. He acabado una reunión en Málaga y necesito sacar todo lo malo de dentro, necesito follar. Por este motivo me voy a buscar unas escorts de lujo malaga, me lo he merecido. Necesito esto antes de coger el avión para llegar a Mallorca. Ya estoy en el hotel, voy a ver si pido que venga la puta y mientras viene voy a llamar a mi mujer y le digo la echo de menos y bla bla bla, esas cosas que se dicen. Ella increíblemente se cree todo lo que le digo. Después de la llamda a mi mujer, me doy una ducha y estoy listo para cuando llegue mi putita venga a mi habitación y que se quede conmigo todo el tiempo que mi polla aguante.

En este hotel saben guardar discreción, pero antes de alojarme me paré por un cajero automático y saco dinero para pagar en efectivo. Este es un punto importante si no quieres que tu mujer te pille el hotel en el que has estado y te pille follando con otras tías.

Por fin viene a mi habitación y yo ni corto ni perezoso le hago seducirme. Le hago que me ponga la polla bien grande dándose azotes en el culo mientras me seduce con sus vaivenes de culo. Lo que más me gusta de las putas es que te dan placer y mucho y sobre todo que saben como ponerte muy cachondo y sacarte hasta la última gota de leche de la polla. Total que llega esta chica y después de su momento de seducción pasa a la cama a comerme la polla. Lo que viene siendo hacerme una buena mamada. Y no veas que control tiene la chica con su lengua. Es difícil no correrse con esos lengüetazos. Por eso, si te pasa esto, contrata los servicios de la chica por tiempo y no por servicio. Porque si es por servicio la chica en cuanto te hayas corrido se va y si eres de gatillo fácil te va a salir muy caro el polvo.

Esta chica que os comento sabía lo que se hacía pero yo como un campeón aguanté mucho y le dí una buena sesión de polla en su coño. Un coño que por cierto estaba bien delicioso y rico. Un coño que no olvidaré su sabor, ya podía saber el coño de mi mujer igual que el de esta chica. Le dí a cuatro patas, de pie, la empotré en la pared… Hice todo lo que mi mujer no me deja y además desconecté del trabajo. Vamos que disfruté como un cosaco en el primer polvo, pero no se quedó ahí la cosa, seguimos hasta la mañana siguiente. Creo que ha sido el mejor dinero empleado en desetresarme.

Y así pasé un buen rato de relajación con mi puta de Málaga, ahora me voy para mi siguiente destino a ver que putas mallorca me follo cuando llegue.

(127)

 

Reply