Me enamoré de une prostituta en Lima

Hace poco que me fui de putas. En concreto que me fui al trocadero del callao. Allí ya había ido con anterioridad pero nunca me había fijado en una deliciosa morena de tetas grandes. No se si era nueva por allí. O quizas que en otras ocasiones yo iba tan cegado por follar que no me había fijado en tal belleza latina. Al momento quedé hipnotizado por ella. Y no solo por sus increíbles tetas, sino que también por su cara. Su culo fue algo que no puedo negar que me encantara también. Pero principalmente me fije en ella en su boca y sus tetas. Seguro se podían hacer unas buenas pajas entre esas tetas. Y ya una mamada… con esa boca ni os lo cuento ¿verdad?

Hay quien me dirá superficial. Pero es lo que hay soy un putero y lo primero que miro es el aspecto físico. Enseguida me fui hacia ella y le propuse irnos a un reservado. Como es lógico y normal ella no se negó, pero le dije que no iba a tener más clientes en el día que sería toda mía. La intención por supuesto era follar con ella, follar y mucho. Pero entre polvo y polvo también quería conocerla de manera personal. Cuando entramos en el reservado tarde muy poco en desnudarla y ponerme a comerle el coño. No lo puedo evitar soy un guarro y lo reconozco. Pero ella tampoco se queda atrás en nivel de guarrería.  Y así pasamos las próximas dos horas, follando sin parar.

Cuando acabé con ella y me fui como de normal hago… no podía sacármela de la cabeza. Así que decidí irme a Las cucardas night club. Mi objetivo era olvidarme de esta chica que me tenía la cabeza absorbida y follar con otra chica que no fuese la misma. Me costó olvidarle pero después de follar con varias putas más lo conseguí.

 

(943)

 

Reply