Viajé a Perú y me folle a la mejor puta de ese país

Hace unos meses que hice un viaje a Perú en concreto estuve en Lince. Es un país que me enamoró pero hay algo que no puedo olvidar.

Desde que estuve allí no puedo dejar en pensar en sus prostivedettes. Si son mujeres únicas y sin duda tienen un fuego interno que me dejarón muy tocado.

Pero en concreto lo que más me gustó fueron las kinesiologas en Lince. Esa mujeres me hiieron perder la cabeza como nunca antes lo había hecho cualquier otra mujer. La mujer de la que os quiero hablar es una diosa.

Un bombon de licor, una diosa de ebano que me hizo sentir que mi polla cobraba vida sola.  Esos movimientos de cadera son una autentica perdición. Morena, de estatura media, de tetas grandes y operadas. Una culona que supo como mover su culo sobre mi polla como una profesional.

Las putas en Perú son de lo mejor que he visto hasta el momento. Y eso que yo soy voy por la vida haciendo turismo putero, es decir que a cada país que voy pruebo sus putas.  Pero esa diosa de ébano me hizo perder la cabeza.

Cuando estuve con ella en la habitación lo primero que hizo fue besarme cada centímetro de mi cuerpo. Pero no lo hizo de manera suave y sensiblona sino que era besos cargados de vicio y pasión. De lujuria y mucho deseo. Esos labios cargados de ganas e follar hicieron que mi polla diera latigazos dentro de mi pantalón.

Ella se percató de esto y enseguida me echó la mano a la polla. Me la sobó por encima del pantalón y mi verga no paraba de crecer más y más. Esta diosa sabía lo que se hacía. Así que me la sacó y empezó a pajearla. Arriba y abajo y de repene en su boca húmeda y fresca. Mmmm me supo a gloria estaba deseoso de que se la metiera en la polla. Ahí empezó todo un polvo increible donde no faltó el sexo anal en el culo de una buena puta peruana.

(1786)

 

Reply